Aportación de MBE a la calidad de la educación

¿Qué puede usted hacer para criar a niños felices, saludables y productivos?. La respuesta puede sorprenderlo. Tiene que cambiar la forma en que se  desarrolla el cerebro de su hijo”. Lawrence Shapiro.

 La educación puede definirse como el medio más adecuado y el proceso de socialización de los individuos a través del cual se desarrollan capacidades físicas e intelectuales, habilidades, destrezas, y formas de comportamiento. En definitiva trata de construir la personalidad del educando, desarrollando al máximo sus capacidades para poder conformar su propia identidad personal y configurar su comprensión de la realidad. Al educarse, una persona asimila y aprende conocimientos. La educación implica una concienciación cultural y conductual, siendo el medio de transmisión y de renovación de la cultura, gestando la posibilidad de apropiarse de un legado cultural para enriquecerlo a través del desarrollo de las capacidades propias e inherentes a las diversidades.

Como define la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE). “Una buena educación es la mayor riqueza y el principal recurso de un país y de sus ciudadanos” y es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas.

            Son varias las definiciones que existen de educación, pero en todas ellas aparece latente la idea de canalizar el conjunto de aprendizajes logrado por el sujeto a la excelencia personal. El sistema no se corresponde con un conjunto de aprendizajes estables, es un sistema dinámico, en continuo cambio y modificándose por su continua interacción con el ambiente. De esta interacción aparecen nuevos aprendizajes que al integrarse en el sistema da como resultado una evolución permanente. Aquí es donde radica la fuerza de la educación en la posibilidad de conducir los aprendizajes en la línea del desarrollo hacia un mayor éxito. Educar es ayudar a aprender y el aprendizaje es la razón de ser de la educación o centro de interés respecto al que gira toda acción educativa.

Los conocimientos adquiridos por la Neurociencia en los últimos años a partir del desarrollo de las tecnologías de observación cerebral y más en concreto sobre la naturaleza del aprendizaje, sobre dónde y cómo se producen, su conservación, recuperación, sobre sus peculiaridades a lo largo del ciclo vital, etc… ha llevado a que muchos educadores y científicos se hayan planteado la necesidad de aprovechar esos hallazgos en el bien de la educación.

            MBE (iníciales de su denominación en ingles Mind, Brain, and Education) es el nombre con el que se ha denominado el puente para transferir los descubrimientos neurocientíficos a la mejora de la educación. Puente por el que fluirá de manera continua y de forma bidireccional la información necesaria para apoyar las políticas y prácticas educativas basados en los conocimientos sobre el cerebro y para, desde el conocimiento educativo ayudar a dirigir la investigación neurocientíficas hacia aéreas más relevantes.

            El objetivo de la actividad científica del MBE, es la construcción de una ciencia del aprendizaje capaz de fundamentar una práctica educativa más eficaz y eficiente con un enfoque trasndisciplinar, que consiste en una aproximación para poder examinar y resolver problemas complejos mediante el esfuerzo colaborativo de distintos participantes de diversa procedencia, reconociendo que el conocimiento es algo que se construye a nivel de grupo y no como producto de una actividad individual. Esto es que el tipo de conocimiento que se persigue no es la suma de conocimientos individuales proporcionados por expertos o grupos especializados en diversas aéreas, sino un nuevo conocimiento que surge de la interacción de personas diversas dentro de un grupo nuevo. Lo que conecta a estos participantes es un tema común al que todos aplican su propia particular preparación con el fin de llegar a un entendimiento global del tema. Se crea un nuevo campo de estudio, con sus propias estructuras conceptuales, a partir de la cooperación activa y la fusión de disciplinas diferentes conectadas y elevadas a una nueva disciplina.

            Este siglo XXI es el siglo del cerebro. Al igual que el pasado fue el del ADN, las TIC han configurado una sociedad hiperconectada en red, que aclara la calígine ignorante sobre nuestro cerebro. Los avances de las técnicas para visualizar la actividad cerebral han abierto una ventana al computador humano más viejo de la historia.

Hasta ahora, lo que sabíamos acerca de cómo aprende el cerebro era una cuestión más relacionada con factores correlaciónales que con explicaciones directas. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, parece que las relaciones de causalidad entre cerebro y aprendizaje están empezando a ganar terreno, aunque tímidamente, todo hay que decirlo.

El cerebro humano es extraordinariamente plástico, único y particular pudiéndose adaptar su actividad y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de la vida, aunque es más eficiente en los primeros años de desarrollo (periodos sensibles para el aprendizaje). La experiencia modifica nuestro cerebro continuamente fortaleciendo o debilitando las sinapsis que conectan las neuronas, generando así el aprendizaje que es favorecido por el proceso de regeneración neuronal llamado neurogénesis. Desde la perspectiva educativa, esta plasticidad cerebral resulta trascendental porque posibilita la mejora de cualquier alumno.

El hecho de que cada cerebro sea único y particular (aunque la anatomía cerebral sea similar en todos los casos) sugiere la necesidad de tener en cuenta la diversidad del alumnado y ser flexible en los procesos de evaluación. Asumiendo que todos los alumnos pueden mejorar, las expectativas del profesor hacia ellos han de ser siempre positivas y  no  le han de condicionar actitudes o comportamientos pasados negativos. Los docentes hemos de generar climas emocionales positivos que faciliten el aprendizaje y la seguridad de los alumnos.

Para ello hemos de mostrarles respeto, escucharles e interesarnos (no sólo por las cuestiones académicas), la empatía es fundamental para educar desde la comprensión. No es suficiente que pidamos a los alumnos que presten atención (“Mamá, no es que tenga déficit de atención, es que no me interesa” se leía en la camiseta de un reconocido investigador) sino que hemos de utilizar estrategias prácticas que fomenten la creatividad y que permitan a los alumnos participar en el proceso de aprendizaje sin ser meros elementos pasivos del mismo.

Francisco Mora (Granada, 1945), doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense, ha publicado Neuroeducación (Alianza), un volumen con el que pretende desarrollar “las preguntas centrales que son de interés y preocupación en el mundo de la enseñanza a cualquier nivel y ayudar a desentrañar las claves de cómo contestarlas a la luz de los conocimientos más recientes de la neurociencia cognitiva.

 El científico señala que “los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y la seriedad de maestros que se aleja de aquel “juego” primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, “con alegría”, base de la atención y el despertar de la curiosidad”. Entender esto hoy en su raíz y desde la perspectiva de cómo funciona el cerebro y sacar ventaja de ello –afirma– “es un primer principio básico de la enseñanza con el que se puede llegar a aprender y memorizar mejor. Añade que “la neurociencia cognitiva ya nos indica, a través del estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo, aquello que llama la atención y genera emoción y aquello que es diferente y sobresale de la monotonía”.

Henry Herbert Donalson neurólogo y doctor honoris causa, por las universidades de Yale y Clark, público The Growth of the Braim: A Study of the Nervous System in relation to education, donde se acerca a los efectos de los factores biológicos como la acción inhibitoria del hambre y la fatiga sobre el aprendizaje y las consecuencias sobre el rendimiento de los principios cronobiológicos y los hábitos alimentarios.

Reuben Post Halleck profesor de educación secundaria remarca la importancia de la infancia temprana sobre el desarrollo mental, se trata de los efectos que sobre las habilidades cognitivas tienen los ritmos nutritivos y los periodos de actividad y descanso. Enfatiza el poder del medio ambiente y su influencia sobre la actualización de las capacidades potenciales y se dan recomendaciones para la mejora de la educación sobre la base de todos estos conocimientos.

En España, investigadores como José Ramón Alonso, Mª Cruz Sánchez Gómez o Francisco Rodríguez Santos han publicado trabajos recomendables en castellano. Si la química del aprendizaje es tan reconfortante a cualquier edad es porque existen distintos niveles de plasticidad cerebral a lo largo de toda la vida. Algo así como un espectro que varía en distintos momentos del ciclo vital pero donde la plasticidad está siempre presente de un modo u otro. Es consustancial a nuestro cerebro. Por lo tanto, aunque exista una plasticidad única en la etapa de la infancia y en los periodos críticos del crecimiento, existen distintos niveles o calidades de plasticidad cerebral a lo largo de toda nuestra vida y en distintas regiones cerebrales. De hecho, tan solo unos años después a la aparición de este informe, las investigadoras Sarah-Jayne Baklemore y Uta Frith, del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres, le pusieron más emoción al desarrollo del cerebro.

Es imposible controlar la rapidez con la que el mundo avanza. Somos espectadores de avances que no podíamos imaginar. Hoy nos encontramos en un mundo con tecnología y lo podemos comparar con hace unos años. Pero a pesar de estos avances han sido más los que hemos recibido de medicina, comunicación, seguridad y desarrollo. En todos, la tecnología ha aportado grandes progresos para potencializar prácticas, investigaciones y desarrollo. Pero la educación no ha sido una excepción; gracias a la tecnología de neuroimágenes se puede analizar en el instante lo que sucede en el cerebro mientras uno piensa, aprende, recuerda y hasta siente. Psicología, neurociencia y educación, educadores, psicólogos y científicos han aprovechado estos avances para actualizar una disciplina que ha permanecido igual en las últimas 5 décadas: la pedagogía. La ciencia de mente, cerebro y educación (MBE),  pretende relacionar tres disciplinas siendo cómplices en el aprendizaje y la enseñanza: psicología, neurociencia y educación. Esta unión ha permitido comprender mejor el cerebro para maximizar su funcionamiento. Maestros del mundo buscan modificar sus prácticas a través de capacitación y desarrollo profesional en las que adquieren herramientas y poder ofrecer a sus estudiantes las mejores experiencias de aprendizaje.

Anuncios

Ur/Web, un lenguaje web más sencillo y seguro

Pese a que con las diferentes plantillas aparecidas en los últimos años la programación web para profanos se ha simplificado considerablemente, no así el arduo trabajo de los programadores que de verdad saben de qué van cosas como XML, JavaScript, SQL o CCS. Pues bien, basándose en la familia de códigos Haskell y ML, el nuevo sistema Ur/Web ha nacido con la vocación de facilitarles la vida también a ellos.

El primer punto de Ur/Web es la reducción de la complejidad de manejo. Utiliza todas las tecnologías necesarias para crear una web y las incorpora en una única aplicación que compila todos los lenguajes y sistemas que necesita. Básicamente, permite coordinar y gestionar de forma sencilla todas las relaciones entre los diferentes componentes de una web.

Pero además se trata de un sistema, a priori, más seguro. Así, al incluir un código o una función, se define el tipo de datos que puede aceptar y lo que proporcionará a cambio. Este proceso dificulta de forma muy sencilla el hackeo del código. Al menos, en teoría y en principio, porque ya se sabe que hecha la ley, hecha la trampa.

De hecho, como indica Gizmag, por el momento no se trata más que de un desarrollo universitario. De modo que no ha tenido ocasión todavía de batirse el cobre frente a las buenas mañas de los hackers. Ni siquiera ha tenido que enfrentarse al intensivo proceso de prueba que supone abrirlo a la comunidad de desarrolladores.

Quizá éstos puedan ponerle un pero de entrada: la variedad de los sistemas de desarrollo puede que dé algún quebradero de cabeza, pero no es necesariamente negativo. Puede que al contrario, proporcione una libertad de desarrollo que quede fuera del alcance del sistema Ur/Web.

Con todo, merece la pena saber que existe y seguirle los pasos. Si la variedad de sistemas de desarrollo es un factor que dificulta la vida de un programa, la seguridad lo es más, por lo que quizá muchos prefieran perder un poco de libertad y ganar en seguridad, como sucede en otras facetas de la vida.

http://www.ticbeat.com/

Qualcomm nos enseña cómo funcionará la Internet de las Cosas en el hogar del futuro

Qualcomm es muy conocida por su presencia casi absoluta en smartphones y tablets, pero parece que ahora tienen la vista puesta en la Internet de las Cosas. Así lo demuestra un vídeo promocional que han publicado como anticipo de algunas de las soluciones que probablemente veamos en el CES 2015 que comienza en poco más de un día.

Las notificaciones son parte integral de esa casa del futuro en la que distintos electrodomésticos y elementos clásicos tendrán esa faceta de estar conectados para mostrar su estado. No más grifos abiertos, no más olvidos a la hora de tomarnos las medicinas… y un Lumia 1020 para aderezarlo todo, curioso.

El mensaje de ese vídeo nos dice que Qualcomm ofrece “tecnologías móviles inteligentes para dispositivos seguros y conectados”, y parece que eso deja claro cómo la empresa quiere introducirse de lleno en esos hogares conectados del futuro en los que todas estas soluciones formarán parte de nuestro día a día.

En el vídeo podemos asistir a ese recorrido por un hogar del futuro -y todo apunta a que no será un futuro demasiado lejano- en el que nuestros smartphones y tablets nos ofrezcan alertas, notificaciones y gestión de los electrodomésticos y otros elementos domésticos. Curioso que no hagan referencia alguna a relojes inteligentes, eso sí.

Vía | PhoneArena
En Xataka | Qualcomm Uplinq 13, el futuro está en la conectividad

Vídeo en el enlace .

Mas Info en el enlace
http://t.xataka.com/hogar-digital/qualcomm-nos-ensena-como-funcionara-la-internet-de-las-cosas-en-el-hogar-del-futuro?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+xataka2+(Xataka)

La clase de la que ningún niño se quiere marchar

Una academia de Madrid enseña a niños a diseñar aplicaciones para móviles y robótica
El objetivo, dicen sus responsables, es que los niños se hagan ‘bilingües tecnológicos’.
ConMásFuturo no cabe un alfiler. Entre padres, alumnos y profesores, a la entrada de este centro de informática madrileño se apiña un centenar de personas. Una de las clases que está a punto de empezar, la más popular, muestra a niños de 8 años en adelante cómo programar en Minecraft, un videojuego nacido en 2009 cuyo fin es construir un mundo propio, infinito y natural, a base de cubos, al que hoy juegan cientos de millones de personas en el mundo.

En otra de las clases, un profesor explora con chavales de 11 a 13 años los secretos del Arduino, un artilugio con nombre de rey medieval que se conecta a la vez al ordenador donde se programa y a cualquier aparato, desde un móvil a una red de riego por goteo o un sistema eléctrico. El Arduino se creó hace apenas nueve años y es la herramienta preferida de los responsables de la academia, pues combina programación y mundo real, y permite poner en práctica al momento la creatividad de los alumnos.

No hizo falta echar muchas cuentas para que, hace cosa de un año, Antolín García pusiera en marcha el proyecto, pionero en España, que arrancó con cinco profesores y medio centenar de alumnos. “Había muchos padres interesados y fue como echarle agua a las flores”, explica, basado en su propia experiencia anterior en campus tecnológicos y campamentos infantiles, que organizó cursos atrás en varios colegios del centro oeste de Madrid. Por ellos han pasado ya casi 1.000 alumnos.

“Fue él quien nos pidió acudir al enterarse mediante una octavilla que le dieron al salir del colegio”, recuerda Paloma Romero, una abogada madrileña que paga 88 euros al mes para que su hijo de nueve años aprenda a diseñar videojuegos y grafismo gracias a una plataforma on line y gratuita llamada Scratch. “Nuestro hijo ya era muy estudioso y responsable, y gracias a las clases está adquiriendo más destrezas y habilidades en el uso de la tecnología”, asegura. Porque “el futuro nos depara eso, aplicaciones, tabletas, consolas…”.
Mas Info en el enlace.
http://tpt.to/a515DpH
Fuente. El mundo

Educación tecnológica: Comprueba tus competencias digitales

Es un blog donde se recogen aquellas herramientas que proporciona la web 2.0 y que son susceptibles de ser utilizadas en las aulas, además de vídeos y noticias sobre educación. Si eres docente y quieres integrar las TIC, céntrate en qué quieres hacer en clase con tus alumnos y alumnas sin preocuparte demasiado con qué herramienta lo harás. La herramienta la encontrarás.Antonio González (@onio72) La tecnología en las aulas debería ser como el oxígeno: necesaria, invisible y ubicua. Adam Bellow

http://villaves56.blogspot.com.es/p/comprueba-tus-competencias-digitales.html

Es injustificable no evaluar la docencia

Con la entrada en vigor del Plan Bolonia en las universidades españolas, se puso en marcha Docentia, un programa de evaluación docente.

Este programa une tres fuentes: profesores, responsables académicos, y sobre todo una encuesta a los alumnos, en la que se pregunta si el profesor cumple con los horarios y tutorías, si es claro, si es accesible, o si despierta el interés del alumno.

Para los alumnos, los profesores más valorados son aquellos que son más entusiastas. Los que hablan con más énfasis y gesticulan más. Los que ponen ejemplos, preguntan y a los que se les oye. Y por otro lado, se sanciona más a los profesores distantes y que únicamente se dedican a leer sus apuntes, como si no existiera el Plan Bolonia, que por lo general suelen ser catedráticos.

Un profesor bueno nunca se olvida, y para conseguirlo debe haber un cambio de mentalidad por parte de algunos profesores y también del sistema, que debería darle más importancia a la educación.

Extraido de http://tpt.to/a4WV2qM

Menos asignaturas y más proyectos

“Si queremos que el alumno sea creativo, innovador, y tenga capacidad de adaptación no podemos seguir con las clases magistrales como las que se daban hace unos años y eso está siendo el centro de otra revolución en el mundo de la FP”. López de Santiago (es director de FP de la mayor organización de FP de Euskadi, Egibide), explica. “Ya se está rompiendo con la dinámica de una clase una asignatura y se va cada vez más a proyectos interdisciplinares, a proyectos en distintos conocimientos y tecnologías” .

La FP afronta e introduce a los alumnos en programas de FP dual, en proyectos de innovación en los que los alumnos trabajan directamente con las empresas, y en proyectos de innovación que impulsan los centros directamente con las pymes. Los centros de FP potencian la cultura del emprendizaje con ayudas concretas a los alumnos a poner en marcha empresas.

El viejo paradigma de nacer, trabajar y vivir prácticamente en el mismo lugar tiene los días contados, y  estar toda la vida laboral en una empresa está dejando de ser incluso una aspiración, la FP ha hecho suyo el concepto de flexiseguridad. Es decir, el puesto de trabajo y la continuidad en el mercado laboral ya no la proporciona el tipo de contrato, sino la formación y la capacidad de adaptación a entornos cambiantes.

Fuente: El Pais  http://tpt.to/a4WxmK8

Sócrates y sus aportes en educación

Sócrates es una de las grandes figuras filosóficas, reflexionó acerca del ser humano y la sociedad, de allí que sus ideas hayan sido tan importantes para entender la educación actual. La sabiduría para este filósofo no consistía simplemente en la acumulación de conocimientos, sino en la revisión de los conocimientos y en la construcción de bases más sólidas.

Fue un docente innovador, crítico y humilde. La educación consistía en impulsar a sus estudiantes para que estuvieran dispuestos a conversar con él, a pensar y reflexionar. A través del diálogo extraía verdades del interlocutor y lo alejaba de la ignorancia.

En una primera instancia, la educación según el filósofo debía criticar el discurso que escuchaba, remarcando las falacias y contradicciones. Luego de esta etapa, llamada ironía, venía la mayéutica, donde se extraen las verdades del intelecto humano, exteriorizando todo mediante preguntas al maestro. Lo que nace es la verdad, la raíz del objeto que deseamos conocer.